domingo, octubre 20, 2013

Marcahuasi: La Meseta Mágica

Marcahuasi: La meseta mágica
Hey!!! gente mochilera, como están? Bueno pues... yo escribiendo un artículo que les debía hace mucho, ya que este viaje lo hice en Mayo pero bueno, han pasado demasiadas cosas desde esa fecha y digamos que he estado un poco distraído. Bueno, mucho de hablar de mí porque probablemente les llegue al...tamente. A lo que nos importa.


Una de las mejores joyas que tenemos en Lima es la famosísisma meseta de Marcahuasi, ubicada a unos 4.000 msnm, que tiene múltiples áreas para distintos gustos. Es una zona para explorar, dar vueltas sin rumbo, encontrarle formas a las grandes rocas, mirar las estrellas, conocer gente (no imaginan la cantidad que va), hacer fogatas, despertar conmovido por el silencio del campo y no por los carros o el noticiero, y estar en un 100% en contacto con la naturaleza. Realmente un sueño. Hasta el momento, de lo mejorcito que he visto en Lima.




Camino a San Pedro de Casta
Salida de Lima y llegada al Paraíso

El trayecto empieza en la Av. Venezuela (será porque ahí vivo) y a bordo de un Chosicano, que en un aproximado de dos horas nos dejará en Chosica. Luego, a un par de cuadras un garaje del que salen carros para San Pedro de Casta, por el mismo camino que fuimos a Callahuanca, solo que en vez de desviarnos por el camino que lleva a Callahuanca seguimos de frente, siempre de frente (unas tres horas aprox.). Luego de dar unas vueltas que realmente me pusieron la piel de gallina (ya que bordeábamos un abismo) vimos a lo lejos el apacible pueblo de San Pedro de Casta... y definitivamente es más bonito de lo que imaginé. 

Bordeando el abismo

Llegando a San Pedro
Al llegar observé algunos hospedajes, restaurantes, bodegas y gente que arrendaba burros o caballos para poder realizar la subida. Cuando me encuentro con esta figura de un pueblo que sirve como contacto a una atracción turística natural y que se dedican de una forma organizada al turismo sin quitarle el atractivo "provinciano" a su pueblo, no puedo dejar de pensar que no todo está perdido para un turismo sostenible en nuestro país. Buenooo.

Preparativos para la suicisubida

Ya en San Pedro de Casta
Nos acercamos a un restaurante (no recuerdo el nombre pero estaba en una esquina), comimos algo (ya era el mediodía) y nos dispusimos a inicar el recorrido de subida. Como me había tomado el trabajo de alquilar caballos mi unica preocupación fue encontrar donde acampar... y es que en la subida nos dimos cuenta que la niebla se volvía cada vez más espesa, lo que no es raro en la altura pero igual me preocupé un poco.



Listos para la partida

La tan ansiada llegada a Marcahuasi

Al llegar a Marcahuasi decidimos acampar en la zona conocida como el anfiteatro, ya que está rodeada por murallas de roca sólida, lo que nos proporcionaba una excelente protección contra el viento. Escogimos un lugar cercano a una gran roca para protegernos aún más y armamos el pequeño campamento. La primera preocupación fue poner todo a salvo, en especial la leña, porque se mojaba y no prendería bien... y de hecho necesitabámos esa fogata... porque hacía un frío de m***. Una vez listos aprovechamos para darnos una vuelta por los alrededores, y aunque la neblina estaba fuerte avanzamos regular tanteando los bordes por supuesto. Lo mejor fue llegar al BORDE (no encuentro una mejor forma de decirlo) del "anfiteatro" y asomarse al abismo sin encontrar un final. Sólo neblina. Realmente Épico. 


Llegada a Marcahuasi

Carpita
Regresamos al campamento (prácticamente en grupo por que el frío nos obligaba) y nos aprestamos a defendernos de la última oleada de frío. Casacas gruesas, polares, mantas, guantes, gorros ... nada es demasiado para lidiar con ese frío, y de hecho, la mejor arma eran las fogatas. (Un paréntesis, no importa lo ridículos que crean que puedan verse forrados en ropa, el frío te hace temblar ininterrumpidamente, sí, sí, sí, yo no llevé mucho abrigo porqué dudé que haría taaanto frío pero al final me arrepentí como de pocas cosas en esta vida). Bueno, estaba en las fogatas, ya antes hablé de cómo hacer una fogata, si no lo saben, revisen el artículo de Rúpac o busquen un tutorial en YouTube. El punto es que logramos armar la mejor fogata que he logrado hacer nunca y la satisfacción fue inmensa. Eso no es nada, luego empezaron a acercarse de otros grupos con leña en mano y con ganas de compartir un poco de calor. Al pasar de la noche ya sumábamos más de una veintena personas hablando animadamente, haciendo bromas y pasando un buen momento. Ese es el otro punto de los viajes, la gente está usualmente de buen humor y las diferencias desaparecen. Poco a poco fueron retirándose todos y decidimos ir a dormir... claro que dentro de la carpa seguíamos cantando y jodiendo a los demás, obligándolos a dar unos vigorosos "¡Shhhh!", entre algunas frases que no podría transcribir, ¡Jejeje!

Campamento desde las alturas

La fogata más épica de la noche!!!
Al día siguiente nos dedicamos a explorar los alrededores con la luz del nuevo día y sin neblina. Sólo puedo decir que no esperaba tanta belleza, estar en ese lugar, aún recordarlo me da nuevas energías, puedes sentir el poder de ese sitio recargándote al 100%, listo para enfrentar el estrés de nuestra vida cotidiana. Caminar sin sentido, llegando a barrancos o "descubriendo" pequeñas lagunas, atajos y miradores de ensueño; para mí eso fue Marcahuasi, un lugar mágico, especial y energético. Recomendable sin dudas. 

Con energía por la mañana
Formaciones en Marcahuasi
El accidentado regreso (para variar)

En cuanto al regreso debo decir que fue un poco accidentado (ya por costumbre creo). Para empezar, los caballos no llegaban, era tarde y debíamos volver. En segunda, no había señal en los celulares... o sea ...¿cómo pedíamos refuerzos? En fin, luego de deliberar mucho, nos percatamos que dos caballos nos esperaban... pero los otros dos... preguntamos pero no nos dieron razón, así que era momento de decisiones... éramos cuatro, dos chicos y dos chicas. Jesús quería ir a pie y Evelyn a caballo. ¿Y el otro caballo? O sea, yo suelo caerme en la bajada y me cuesta mucho (a diferencia de la mayoría) hacerla pero ... ¿pasar el roche de ir a caballo y la chica a pie? Nunca! Orgullo sobre bienestar! Así que decidí bajar a pie, animado por las arengas de Jesús y con la confianza que tenía en mi bastón de caminata. El resultado fue que bajamos casi trotando, tranquilos y yo (¡oh sorpesa!) más ágil que nunca.

Última vista de Marcahuasi
Como se podrán imaginar, lo primero que hice al llegar a San Pedro fue ir directamente a putear a la señora que nos alquiló los caballos. Ok, no la fui a putear, pero si reclamar. Mientras Jesús separaba los asientos de regreso yo me peleaba con la señora y le estaba dando una charla sobre buenas prácticas de servicios al turista y mil cosas más, claro que la señora se disculpaba pero estaba un poco enojado, y definitivamente sus respuestas no me parecían las más adecuadas. Bueno, para variar me calmé y me disculpé por el exabrupto pero mantenía mi inconformismo y malestar por lo sucedido (como a cualquier ser humano) y me devolvieron lo correspondiente a los dos caballos que nunca llegaron.

Hermoso paisaje
Lima, allá vamos

A la media hora llegaron las chicas y con algo de tristeza y excesivo cansancio empezamos el regreso a Lima. El pueblo en sí era bastante bonito y de hecho hubiéramos podido dar vueltas y conocerlo, pero el carro se iba y Lima nos esperaba, sombría y maliciosa (Jajaja, más dramático!!!).El camino de regreso se dio sin ninguna clase de contratiempos y llegamos a Lima en las 3 horas que calculábamos. Un trayecto complicado, pero con bromas, juegos de palabras y canciones todo es más fácil. Para terminar y no aburrirlos más llegamos a Lima y fuimos a comer pollo porque nos pelábamos de hambre. En Chosica nomás.

Regresando al campamento

IMPORTANTE

No es costumbre pero creo que en este caso lo es así que vamos con datos importantes:

1. Llevar ropa de abrigo, no en exceso, pero si cosas que realmente abriguen.
2. Que la carpa que lleves aguante humedad y conserve el calor, la hipotermia no es cosa de broma.
3. Exageraba un poco, no creo que nadie muera de frío literalmente, pero el frío te puede hacer pasar una noche muy desagradable.
4. Compra leña en el pueblo y protégela de la neblina y la humedad, puede complicarse para prender.
5. Compra agua y demás cosas en el pueblo. Y lleva una ollita también. Vas a necesitar calentarte arriba. Unos chocolates no estarían de más, al igual que un pisco o algo que te caliente.
6. Las linternas serán tus mejores amigas en la oscuridad de la noche por si vas al "baño", no las olvides.
7. Contraten un burro para la subida, el camino es jodido para ir por ahí con leña, agua y comestibles encima.

CO$TO$

Lima - Chosica - Lima S/12.00
Chosica - San Pedro de Casta - Chosica S/.20.00
Caballos S/.30 - 40 (subida y bajada)
Burro (para las cosas) S/20 (subida o bajada)
Almuerzo en San Pedro S/.10
Comestibles (Agua y esas vainas) S/.20 (para cuatro)

Total: S/.120 aproximadamente con margen de error mínimo :D

Hasta la próxima!!! (no que viaje, sino que escribaaa...)

viernes, julio 26, 2013

FELICES FIESTAS PATRIAS!!!


Felices Fiestas Patrias hermanos!!! Ya sea celebrando en un tono con unas chelas, un anisado o un pisco sour; haciendo una caminata en algún poblado de la Sierra, recorriendo en bote el Amazonas o visitando el Colca; bailando una criollaza, un negroide o un huaynazo; comiendo Chicharrones, Pachamanca o un Juanes; recuerda quién es el celebrado!!! Todos!!! Así que abraza a aquel que esté a tu lado y suelta el conocidísimo VIVA EL PERÚ CARAJO!!!

FELICIDADES, NACIMOS EN UN PARAÍSO, CUIDÉMOSLO Y DISFRUTÉMOSLO TAMBIÉN!!!

sábado, julio 20, 2013

MUSEO DEL PISCO (PARACAS)

Museo del Pisco
Para entender la motivación de Gustavo Tataje al fundar el museo del Pisco es importante leer la misión del mismo: Mostrar al mundo la historia, evolución, estado actual y proyección futura del pisco y su cultura, contando con adecuada infraestructura y personal altamente capacitado y motivado, para brindar un servicio de calidad.


Botija de barro

Diversidad de botellas

La llegada es un poco complicada, debido a que no está en la carretera ni en una avenida, sin embargo en la página brindan un mapa que facilita en parte la forma de llegar al Museo del Pisco. 


¿CÓMO LLEGAR?

Llegados ya al Museo, luego de dar un par de vueltas, ingresamos por el realmente módico precio de S/.5.00. La persona que nos atendió es la hermana de Gustavo Tataje (fundador de el museo) y francamente fue de una atención impecable, ya que, a pesar de ser solo dos personas nos guió y acompañó durante nuestro recorrido. En las distintas salas se va conociendo la vida y obra del Pisco, desde una perspectiva histórica (de dónde proviene, como aparece, como evoluciona en el tiempo) así como cultural. incluso, en una de las últimas salas se encuentra "La Tabla Periódica del Pisco"  que contiene diversas formas de preparar tragos con Pisco. 


Con ustedes: "La Tabla Periódica del Pisco"

Además de enfocar el Pisco desde diversas perspectivas el museo contiene múltiples obras de diversos autores, pinturas hechas con tinta, óleo, entre otros; claro que todas referentes al mundo del Pisco.






Al finalizar el recorrido nos dieron a degustar distintos piscos mientras terminábamos de ver algunos cuadros. Dentro del Museo hay un inmenso patio rodeado de jardines, dispuesto para realizar "Ferias Pisqueras", además estaba planeado hacerse un restaurante, claro que eso fue a inicios de Mayo, y probablemente para estas fechas ya cuenten con un proveedor. Maravillosa experiencia, solo disfrútenla. 


Patio interno
Entrada del Museo



PARACAS, PARACAS, COMO ME GUSTA ESA CIUDAD!!!

Islas Ballestas


Hola Mochileros!!! Ya sé que debí colgar este artículo hace mucho pero con tanto viaje y compromiso ni tiempo tuve ... Bueno, como se deben imaginar por el título el viaje del que les hablaré es el que hice a ... a ... CUZCO!!! No ... (ya quisiera) ... es a Paracas, que es (también) uno de los destinos más visitados de nuestro país. Bueeeno, asumo eso por la cantidad de extranjeros que pude observar en los días que estuve allí. 

Reserva Nacional de Paracas
En primera les informó que no fue un viaje 100% mochilero, ya que el motivo fue celebrar mi aniversario con Milagros, así que los costos no están al mínimo pero igual les daré alternativas.


El Chaco (Paracas)

SALIENDO DE LIMA


Para empezar, el viaje lo hicimos con Perú Buss y nos costo S/.34.00 aunque si van al cruce de la Av. Abancay con Av. Grau (a espaldas del Hospital de Emergencias Grau) pueden encontrarlo hasta a S/.24; el viaje dura unas dos horas y media y es importante llevar un buen MP3 (como el Sony no hay otro) o un libro o algo porque se hace tedioso por momentos. La llegada es en Pisco, exactamente "el cruce", lugar donde están todos los carros "de ruta" que van para Ica. El hospedaje lo hicimos en "El Zarcillo Paradise", un hotel que tiene un inusual y divertido semblante. Como siempre el análisis crítico del hospedaje ... un 7 de 10. ¿Porqué? Arbitrariamente lo dividiré entre lo que me gustó y lo que no. Lo que me gustó: Privacidad, los cuartos tienen una terraza, está a unas 4 cdrs del pueblo, la iluminación y grifería de los cuartos es genial (muy agradable y con temperatura regulable en todas partes), un minibar, cable, WIFI y cafetería. Lo que no me gustó: el WIFI no llegaba a los cuartos y principalmente el gran "lo pensaría un poco para volver ahí" es que estaba establecida una parada de buses en el hotel. Es decir, la estación de Cruz del Sur en Paracas está dentro del hotel. Eso quizá le quita un poco de intimidad al hotel, aunque claro que está relativamente lejos de los cuartos pero igual. 

El Zarcillo Paradise

Calles de El Chaco

PARACAS


El primer día almorzamos en uno de los restaurantes que están en los alrededores de El Chaco, el nombre no lo recuerdo, pero lo que si sé es que comí una de los peores chicharrones de pescado de mi vida ... estaba hecho un puré y bueeeno, no agregaré más. Frente a la playa hay una gran cantidad de restaurantes con buena pinta y claramente "buenos" precios. Les recomiendo separar los servicios de tour para las Islas Ballestas y a la Reserva de Paracas. Aproximadamente cuestan entre S/.35.00 y S/.50.00 respectivamente. El primer día nos la pasamos descansando en el hotel, aprovechando que podíamos realmente descansar de todo el estrés de lima (trabajo, estudios, etc.), además los tour a las Islas Ballestas (hay que pagar S/.5.00 por acceso) salen bastante temprano (entre 7:30 am. y 8:30 am.) y es importante estar descansado para no quedarse dormido durante el paseo. 

Lo malo o en todo caso, lo que no me gustó de ese paseo es que fue muy corto y que no vimos muchos animales; por otro lado, aunque igual fue emocionante ver a Skipper y su escuadrón, y los leones marinos. Además de miles de pelícanos y gaviotas. 

Al regreso, nos dedicamos a comer y pasear un poco por el pueblito, ahí nos enteramos del museo del Pisco, no pudimos entrar ni nada porque en un par de horas partía el siguiente tour ... a la Reserva de Paracas.


El archi-conocido Candelabro de Paracas


Turistas interrumpiendo las fotos (XD)

Más de las Islas Ballestas

Si bien es cierto que lo que no me gustó de el tour a las Islas Ballestas (hay que pagar S/.5.00 por acceso también) es que todo fue a bordo del bote, definitivamente me desquité en el segundo tour. En el tour a las Islas Ballestas caminamos regularmente y visitamos el desierto y distintas playas; además de terminar almorzando en un excelente restaurante una MEGA JALEA!!! (o lo que quieran comer). Nosotros almorzamos en el restaurante "El Che" y honestamente nos encantó en lo que respecta a porción, sabor, atención y precio; realmente genial, lo valía. Antes de volver pasamos por la "Playa Roja", icono actual de Paracas, antes lo era la catedral pero con el terremoto del 2008 la famosa "La Catedral" quedó destruida. Luego de eso regresamos al hotel y nos dispusimos a visitar el Museo de Paracas y el Museo de Pisco. El primero estaba cerrado, pero sé que exhibe mantos, algunas calaveras con trepanaciones craneanas y otras deformadas; la entrada está a S/.5.00. El Museo de Pisco, por su parte, estaba cerrado, claro que llegamos a las 6:00pm. 


Fósiles en el desierto
En el desierto
Playas en Paracas
La ahora famosa "Playa Roja"

En el pueblo vimos que estaban armando un castillo pirotécnico, por lo que decidimos volver en la noche, a eso de las 11:00pm.  Claro que no calculamos que nos quedaríamos re-dormidos y nos despertamos a la 1:00am. Por supuesto que ya no salimos, definitivamente el día de tour había sido muy agotador. Jejeje.

Al día siguiente visitamos el Museo del Pisco (ver artículo sobre el Museo del Pisco) y luego nos aprestamos a partir de regreso a la linda y brumosa Lima. 


Museo del Pisco
Sin embargo, decidimos no desaprovechar la oportunidad y al regreso bajamos en San Andrés, un puerto que se encuentra en camino a Pisco. Nos comentaron que las jaleas, ceviches, chicharrones y demás están baratazos y son buenazos en ese lugar. Es por eso que almorzamos en el restaurante "Gloria" donde francamente el chicharrón mixto que comimos estuvo riquísimo aunque barato, barato tampoco estaba... (bueno, algo, S/.30.00). Saliendo del restaurante nos embarcamos para Pisco y bajamos en el terminal de Perú Buss. En el terminal nos enteramos que faltaban un par de horas para que llegase el bus, así que preferimos viajar por lo que comúnmente conocemos como "ruta", que en sí implica tomar el bus en la carretera, a riesgo de no encontrar asientos juntos, pero también cuesta mucho menos.


Almorzando en "Gloria" (San Andrés)

Plaza de Pisco

CO$TO$

Bus (Ida- Vuelta) S/.70.00
Taxi (Agencia - Hotel) S/.20.00 (nos vieron la cara)
Desayuno (hotel) S/.10.00
Entrada Islas Ballestas / Reserva de Paracas S/.10.00
Almuerzo (Aproximadamente por los 3 días) S/.50.00
Cena (por dos días) S/30.00
Hotel: S/.180 (por dos noches)
Otros: S/.40

Costo aproximado (por persona) S/.320.00

Siguiente "artículo": ¿MUSEO DEL PISCO?

martes, abril 23, 2013

CALLAHUANCA: ENTRE EL PARAÍSO DE LAS CHIRIMOYAS Y EL INFIERNO DE LA DESORGANIZACIÓN VIAL



Iglesia en la Plaza de Callahuanca
Que tal mochileros? Bueno pues, ya pasó semana santa, la mayoría volvemos al trabajo y a la rutina y nos despedimos temporalmente de la paz y tranquilidad que da viajar ... Este "semifin" (como trabajo el Sábado mi semana santa implicaba dos días) tenía proyectado como contexto algún club campestre de Chosica o Santa Eulalia, sin embargo, terminó siendo la excusa perfecta para visitar un lugar al que hace mucho quería visitar: Callahuanca. Al empezar a revisar sitios web donde obtener información sobre Callahuanca encontré que es un destino promocionado por el gobierno, lo que implica que ha habido inversión en la infraestructura y mejoras que facilitan la estancia del visitante. Por si lo desean el link es este:  http://www.demitierraunproducto.gob.pe/callahuanca.html



El viaje inició, como casi siempre, antes de llegar al destino, ya que recién llegados a Chosica no encontrábamos los buses que nos llevarían a nuestro destino. Muy por el contrario, pululaba el transporte a otros destinos, como San Pedro de Casta, Matucana, San Jerónimo ... pero ninguno a Callahuanca. Dando vueltas y preguntando por el paradero desde donde salían los buses a Callahuanca fui preguntando a algunos colectivos y taxis que hacían cola esperando sus clientes. El primero me vio con cara de turista, ya que ofertó a S/.60 el traslado, sin ánimos de querer bajarlo un sol. La verdad ya había previsto ese escenario, sin combis,  pero esperaba que el taxi nos cobraría algo de S/.30 ... no el doble!!! Sin embargo, el precio fue bajando hasta S/.40 y habría atracado sino fuera porque Mili parecía haber empeñado su palabra de honor en encontrar el bendito terminal. Y de hecho, lo hizo, en uno de los laterales del Parque Echenique, donde encontramos una cola kilométrica en espera de hace más de una hora. Antes de llegar un taxista ofreció llevarnos hasta por S/.30. Se lo comenté a Mili y volvimos, pero el taxista ya había volado. Menos mal, uno atracó a S/.35 y partimos.

El taxista trató de cortar el camino y lo hizo, aunque tomamos un camino erróneo y tuvimos que regresar, sin embargo, luego de unos  40 minutos de andar por la quebrada y apreciar distintos paisajes, que iban desde el monótono y apagado de los cerros al exuberante verde del valle, finalmente lo logramos. Una vez llegados a Callahuanca nos encontramos con un pueblo pequeño, amigable, con una bonita plaza e iglesia, además de un impresionante trabajo de señalización que indicaba todos los lugares de interés del pueblo. Nuestra primera preocupación era llegar al hotel, ponernos más cómodos y, porque no, meternos un chapuzón en la piscina.
Llegando a El Rodeo


Juegos Infantiles en El Rodeo

Hotel El Rodeo
Ahora, algo sobre el hotel. Su nombre es "El Rodeo" y  la verdad cumplió nuestras expectativas. La entrada no impresiona mucho, pero si el largo camino la huerta que nos llevó a la recepción. Allí nos entregaron las llaves y continuamos el camino hacia el hotel, que se encuentra al fondo. El conjunto del gran jardín, la piscina y el hotel me hicieron pensar en que la inversión había valido la pena. Los cuartos no son muy espaciosos pero la piscina tiene buen tamaño, además, la gente es muy amable, hay una zona de juegos infantiles, un mirador, todo está muy limpio, sillas para tomar el sol, un comedor, cochera, es decir, realmente vale la pena. Es más, yo regresaría sin pensarla mucho. Si desean reservar o algo les recomiendo llamar al 9997 – 44747, que es el número de la representante, coordiné con ella y la verdad, la atención impecable. Si desean más info visiten http://elrodeohotel.wordpress.com/

Plaza de Callahuanca
Esquina de la Iglesia
Luego de la piscina decidimos ir al pueblo a almorzar. En el camino pudimos observar que en muchas casas vendían chirimoyas y paltas, frutas por las que Callahuanca es reconocida, e incluso celebran el FESTIVAL DE LA CHIRIMOYA que si mi memoria no falla ha de celebrarse este año entre el 27 y 28 de Abril (la fecha varía con los años). En la plaza nos encaminamos a almorzar a “El Chirimoyo”, restaurante que por el nombre llamó nuestra atención. Hay platos a la carta y menú, Mili y yo por el menú y Evelin por la trucha. Los platos a la carta cuestan un promedio de S/.15 – S/.20, el menú S/7 y la jarra de chica S/5. ¿El sabor? Estaba buenazo.


Deliciosos helados de PUUURA fruta
Como para bajar la comida decidimos conocer el mirador, que nos dijeron se encontraba a uno 40 minutos de camino. Si claro, 40 minutos, aparentemente aún no viajamos lo suficiente por el Perú para identificar la ironía espacio-temporal de la serranía. A medida que caminábamos notábamos como el camino se inclinaba y al poco rato ya estábamos cuesta arriba. No había pasado más de media hora cuando le preguntamos a un lugareño que descendía del cerro cuanto faltaba.

Uff!!! Eso está arriiiiba!!!
-    - ¿Qué? ¿Es ese que está en la cima del cerro?
-    - Claro.

Subida al mirador
Ya pueden imaginar las caras de Mili y Eve diciéndome: ¡Sube solo!, ¡Quedamos que esta vez no haríamos caminatas!, ¡Vinimos a descansar!, etc. Lo malo es que lo anterior era verdad y sinceramente, ni yo quería hacer caminatas. Optamos por volver (igual eran las 4:00pm y no haríamos la subida y en menos de 2 horas, lo que implicaría que la neblina y la noche llegarían antes) al hotel y descansar un poco antes de salir por la noche. En la noche fuimos a comer algo a la plaza y de paso comprar unos puchos y un vino para pasar la hora en la noche.

Al día siguiente, fuimos a la plaza a tomar desayuno (en el hotel también lo ofrecen, pero nos salía algo de S/.15 – S/.20 así que como estábamos bajos de recursos salimos a buscar “opciones”) y terminamos desayunando en la casa de una señora a un par de cuadras del centro. No recuerdo la dirección pero era en la recta de la comisaría en dirección a la entrada del pueblo, creo. En la noche la misma señora vende humitas, tequeños y cosas por el estilo. Después del desayuno decidimos visitar la Parcela Modelo "JONSU". El dueño nos llevó a dar una vuelta a la parcela donde nos explicó el proceso de crianza de la chirimoya y de diversas frutas y hierbas que tiene en su parcela. Además, nos invitaba las distintas frutas y nos daba a oler las distintas hierbas, lo que hizo la visita bastante interactiva. AL finalizar la visita nos percatamos que ya eran las 11:00am, así que arrancamos para el hotel, hacer las cosas y fugar.
Parcela Demostrativa JOSUN
Salimos a las 12:00m a pesar de que el check out era a la 1:00pm porque éramos conscientes de la cantidad de gente que estaba buscando hospedaje. De todas maneras sería bueno que coordinen bien la hora de salida. Ya fuera del hotel enrumbamos hacia el último destino en Callahuanca: la piscigranja de Piedra Huaca, o como lo llaman ellos el Centro Ecológico Recreativo Piedra Huaca. El Centro Ecológico Recreativo Piedra Huaca es básicamente una piscigranja, que lo llamen Centro Ecológico Recreativo es debido a que ofrece (entre otras cosas): piedras con formas de animales, pesca deportiva, restaurante ecológico, museo de sitio, mini zoo (animales de granja), piscigranja, acceso al río y entrada a un vivero. El camino no fue tan corto como esperábamos y bastante agotador, es especial porque no lo habíamos previsto y no estábamos psicológicamente preparados para un trekking. Aunque la verdad sea dicha, fue un mini-trekking. La piscigranja no me asombró en lo más mínimo, la entrada estaba S/.4.00 - S/.5.00 y nos encontramos con que no habían guías, no había pesca deportiva, ni mino zoo (animales de granja), ni vivero ni mini museo. NO quiero decir más, no almorzamos ahí, pero había trucha y gaseosa, estaba a un promedio de S/12.00 y al parecer estaba muy rico. Al salir Mili pidió el libro de reclamaciones, pero nos informaron que no lo tenían "en ese momento". Nos preguntaron si teníamos dudas y les indiqué que algunas actividades y zonas estaban cerradas, así como la falta de guías. Me contestó algo increíble: "en los feriados no trabajan". "Eso quiere decir" - le dije yo - "que los días <<normales>> atienden normal, pero los feriados y fines de semana que viene más gente no trabajan?", "Así es" me contestó. Tirado de pelos, pero cierto.

Vista del Río Santa Eulalia
Restaurante en Piedra Huaca
Sacando las truchas para el almuerzo
Para finalizar el artículo debo indicar la pésima organización en temas de transporte. El porqué se los explico a continuación y de manera escueta para no ahondar en detalles. Hay un terminal terrestre en Callahuanca y los buses llegan a él, recogen pasajeros, se van y así sucesivamente. Lamentablemente, el 29 (Viernes Sano) hubo mucho desorden. Para empezar, en el terminal la gente hacía cola ordenadamente, sin embargo mucha gente estaba afuera esperando carro y los buses empezaron a recoger gente en la calle, sin entrar al terminal y, por ende, sin recoger a los que esperábamos ordenadamente. Al rato empezaron los empujones, los gritos y empecé a preocuparme por lo que podría pasar. Fui a hablar en tres oportunidades con la encargada de la oficina de turismo, quién en las dos primeras ocasiones me escuchó aunque me dijo que "estaba atendiendo a los turistas", a lo que yo contestaba "antes de preocuparse por tener más turistas deberían preocuparse por el bienestar de los que ya visitaron su pueblo"; claro que a la tercera cerró la oficina y fue a buscar al regidor encargado del tema vial. También tuve que hablar con los municipales (algo así como serenazgo) para que cuidaran que los buses no recogieran gente en el camino. 

Un amigo se encargo mientras de pararse en la entrada del pueblo para cuidar que los buses y combis no subieran gente en cualquier parte del pueblo. Finalmente empezaron a llegar los buses a recoger gente en el terminal, claro que bastante tarde, sin embargo, aparentemente terminaron de organizarse adecuadamente.  Nosotros partimos y en el camino de regreso no hubo contratiempos, e incluso, encontramos una coaster completamente vacía al bajar en el paradero, de modo que el regreso fue full comodidad.

Eso sí, debo volver a repetir que CALLAHUANCA es de lo MEJOR, y que volvería mil veces. Hay muchísimos atractivos turísticos además de los mencionados, como las zonas arqueológicas de Cascashoko y Huariquián. La comida es deliciosa y las chirimoyas son las mejores que he comido. Lo recomiendo a ojos cerrados. Eso sí, hay un tema vial que mejorar.

Zona de Campamento amenizada por una vicuña (creo)

CO$TO$

Pasaje Lima- Chosica - Lima S/.10
Pasaje Chosica - Callahuanca - Chosica S/.8
Hotel El Rodeo S/.60 (aprox por persona)
Desayuno  - Almuerzo - Cena S/.50
Entrada Piscigranja S/5
Extras (puxos, trago, mototaxi, gustitos) S/.20

TOTAL S/. 153 (Aprox.)

DIFICULTAD: ** (Subida al mirador y visita a Piscigranja)